Español
English
Italiano
6 lecciones para aprender de nuestros hijos
3 COMENTARIOS
3 noviembre, 2014  |  Escrito por Carlota Nelson

¿Te has dado cuenta que nos pasamos la mayor parte de la vida adulta queriendo ser más parecidos a los niños? Es algo que incluso recomiendan o sugieren maestros, psiquiatras, gurús y grandes pensadores. Y es que los niños saben lo que muchos adultos hemos olvidado: vivir al día, tener más confianza en nosotros mismos, ser más valientes y disfrutar de la vida con mucha más intensidad.  No cabe duda de que hay muchas cosas importantes que podemos aprender de ellos. Aquí van las 6 lecciones que nuestros hijos nos enseñan a diario. Lecciones que, puestas en práctica, nos ayudará a ser más como ellos, a ser más felices.  O al menos, vivir al máximo.

Jorge Luis Borges, uno de los escritores más destacados de la literatura del siglo XX, habla en Instantes, sobre cómo quisiera volver a vivir. El poema, del que hacemos un pequeño extracto aquí, parece describir a un niño :

“Si pudiera vivir nuevamente mi vida, 

en la próxima trataría de cometer más errores. 

No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más. 

Sería más tonto de lo que he sido, 

de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad. 

Sería menos higiénico. 

Correría más riesgos, 

haría más viajes, 

contemplaría más atardeceres, 

subiría más montañas, nadaría más ríos. 

Iría a más lugares adonde nunca he ido, 

comería más helados y menos habas, 

tendría más problemas reales y menos imaginarios.” 

Soñar con lo imposible. A los niños no les da miedo soñar. De hecho, creen que todo es posible. Y esto, en cierto modo, es una virtud. Pero a medida que nos vamos haciendo adultos, adquirimos miedos, desconfianza, perdemos la auto estima y nos colocamos barreras mentales ante ciertos propósitos. Seguramente te habrás oído decir: “No se si lo voy a conseguir” , “Seguro que no lo haré bien” o “Soy demasiado mayor para esto.” Aprendamos a seguir soñando, tal y como lo hacen nuestros hijos, creyendo en la posibilidad de alcanzar nuestras metas y nuestros sueños. 

Vivir en el presente. Esto le sonará a cualquiera que haya leído sobre cómo reducir el estrés o cómo ser más feliz. Incluso aquellos iniciados en el “mindfulness” aprenden a adoptar el “vivir en el presente” como una de las claves para estar mejor.

Los niños, de manera natural, lo hacen a diario.  Cuando están jugando a algo, están viviendo el presente. Para ellos, solo existe ese momento y lo disfrutan al máximo. Lo mismo les ocurre cuando están dibujando, hablando con un amigo, haciendo una pirueta o comiéndose un helado. No están, como la mayoría de nosotros, pesando en qué pensarán los demás, qué pasará si no lo hacemos bien o cómo pasaremos el fin de semana.

Ser más Positivos. Para los niños, cada día al despertar, es una nueva oportunidad para explorar, aprender nuevas cosas y disfrutar.  No arrastran, como nosotros, los problemas del día anterior ni postergan su felicidad. Cada día es un regalo y el comienzo de una nueva aventura. Los niños tampoco juzgan a los demás, ni sienten miedo al rechazo o a lo desconocido. No pasa nada cuando se equivocan. Simplemente, lo intentan de nuevo.

6292165209_e3ba3e41f7_b

Ser más Valientes. A los niños no les da miedo hacer algo por primera vez. No temen lanzarse de cabeza a la piscina, esquiar o montarse en un avión. Al revés, son intrépidos por naturaleza. La lección a aprender aquí es que lo desconocido, la aventura, el descubrir algo nuevo y hacer cosas por primera vez nos ayuda a despertar nuestro espíritu.

Dejemos de preocuparnos por lo que dirán los vecinos. Cantemos en voz alta y bailemos cuando nos apetezca. Probemos a hacer algo nuevo y cuando nos equivoquemos, intentémoslo otra vez.  Basta recordar que cuando un niño se cae, no lo vive como una señal de debilidad. Cada cicatriz, cada caída, cada intento, cada logro es, en definitiva, un signo de fortaleza y una buena historia para contar.

Ser más Creativos. Es un hecho: la creatividad es una de las capacidades más importantes y útiles que existen. Experimentar es positivo  ya que estamos poniendo a prueba otras posibilidades para encontrar soluciones. Hacer algo creativo mejora nuestra concentración y ayuda a reducir el estrés.

Los niños se pueden pasar horas dibujando, construyendo o inventándose juegos o cuentos. Pero a medida que van creciendo, tienden a ver esos momentos “ociosos” como algo no productivo. Con todos los beneficios que aporta la creatividad, aprendamos de nuestros hijos, lo importante que es volver a jugar y a crear.

Las Pequeñas Grandes Cosas. Para un niño, un charco es una oportunidad para chapotear. Un arco iris le hace soñar con otros mundos. Las estrellas les inspiran a preguntarse de dónde vienen o de qué esta hecho el mundo. Estas pequeñas grandes cosas les deslumbran. Ven belleza y milagro por doquier y les despierta aún más su curiosidad innata. Cuando nos vamos haciendo mayores, parece que dejamos de hacernos preguntas, dejamos de fijarnos en las puestas de sol, en cómo se organizan las hormigas o en el color de las hojas o las flores.

Seamos más como los niños y dejémonos sorprender.  No solo veremos la vida de otra manera sino que nos divertiremos en el proceso.   

¿Te han gustado estas 6 lecciones? ¿Qué cosas has aprendido de tus hijos? Comparte tu experiencia con nosotros.

Photo Credits: Scooter Lowrimore

Photo Credits: Roberto Trm

 

CATEGORÍAS: JUGANDO JUNTOS  |  TAGS: , , , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Los mejores libros infantiles de 2016
Animal Babies Nursery: amor a primera vista
Herramientas para niños con necesidades especiales
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (3)
Payasos sin Fronteras – Nuestros ilusionarios del mes! | The ToyBlog 2015-03-31 08:13:16
[…] Payasos sin Fronteras utiliza la risa contra el dolor de la guerra mediante talleres y juegos, y como bien dice Ramón, aprendiendo de los más pequeños. Como ya apuntamos aquí en The Toy Blog, los adultos tenemos mucho que aprender de los niños. […]
¿Es bueno que los niños crean en cuentos de hadas? | The ToyBlog 2014-11-24 08:00:48
[…] cómo aplicarse a sí mismos la historia narrada acerca de la vida y la naturaleza humana. Además, utilizan el mismo lenguaje que el niño, adoptan su modo ‘animista’ de concebir el universo lo que hace que a los más […]
Por qué cometer errores es bueno | The ToyBlog 2014-11-12 08:02:01
[…] al ensayo y error. Ya sea sirviéndose un vaso de leche, haciendo un examen o atándose los zapatos, los niños necesitan equivocarse para aprender a hacerlo bien. De hecho, estudios recientes demuestran que su aprendizaje mejora al cometer errores. Sigue leyendo […]