Español
English
Italiano
7 razones para cenar en familia
0 COMENTARIOS
20 mayo, 2015  |  Escrito por María Vedia Tercero

Durante los últimos 20 años, docenas de estudios han confirmado lo que los padres hemos intuido siempre: Sentarse a cenar en familia es bueno. Las investigaciones muestran que compartir con los hijos este momento ayuda a que durante la adolescencia tengan menor propensión a consumir sustancias nocivas, tener trastornos alimenticios, baja autoestima y peores notas en el colegio. En niños más pequeños se ha observado que la conversación en la mesa, mejora su vocabulario y que aquellos que comen con su familia regularmente se convierten, en su mayoría, en adultos con una dieta más saludable y menor índice de obesidad. ¿Necesitas más razones para cenar en familia? ¡Sigue leyendo!

1. Crea unión

No hace falta que sea la cena por norma, puede ser el desayuno, el aperitivo de fin de semana, la merienda o una combinación de todos. Lo importante es que los miembros de la familia sepan que hay que compartir una comida al día, no como una obligación sino como un momento para divertirse y hablar de las cosas que importan y que les acercan.

2. Hace que la familia sea un equipo

Aunque los padres tengamos horarios de trabajo eternos y los niños, actividades extraescolares, no es imposible cenar juntos todas las noches. Es una cuestión de organización y de querer hacerlo. Cocinar y comer juntos puede llevarnos tan sólo una hora (si tardamos menos de 30 minutos en cocinar, tendremos tiempo de sobra para comer). La clave es repartir tareas para que todos los miembros de la familia colaboren en la preparación de la cena. No te apoltrones en el sofá, piensa que es el mejor momento del día para comunicarte con tus hijos. Los niños necesitan sentir que los escuchas, que te interesas y te preocupas por lo que les sucede en su día a día.

3. Te permite conocer mejor a los tuyos

Una cena familiar es como una obra de teatro improvisada. Cada miembro de la familia se relaciona con el grupo desde un rol. Pero a veces, “ese papel” nos impide mostrarnos tal y como somos. Por eso es importante crear nuevas fórmulas para comunicarnos con los nuestros. Lo bueno es que se puede hacer a través del juego, por ejemplo, un día podéis poneros de acuerdo para no hacer comentarios negativos en la mesa y ver qué pasa; otro, intentar adivinar cómo se sienten los demás mirando su cara y diciendo: “Creo que hoy papá está contento, ¿he adivinado?”.

7-razones-para-cenar-en-familia.interior

4. Les sumerge en el mundo de la cocina

Con el ritmo de vida que llevamos y viviendo en una sociedad cada vez más tecnológica, se están perdiendo esos momentos en los que padres e hijos disfrutaban de pequeñas cosas de la vida a través de los sentidos: tocar la arena, oler las flores, saborear  la fruta… Cocinar es una actividad que enseña a los pequeños a descubrir a través del olfato, el tacto y el gusto y es ideal para pasar un rato juntos. Además se puede utilizar para motivarles a comer más sano haciendo platos divertidos con verdura o para animarles a conocer y respetar otras culturas. Una vez a la semana, por ejemplo, cada miembro de la familia puede preparar un plato y hacer que los demás adivinen qué ingredientes ha usado.

5. Conecta a tus hijos con su historia

La mesa es un buen lugar para contar historias y está demostrado que los niños que conocen sus anécdotas familiares se conocen mejor a sí mismos y comprenden mejor su entorno, las tradiciones y la cultura de la sociedad en la que viven. La sensación de pertenencia y raíces que transmiten también les hace tener mayor autoestima. Cuéntales “batallitas” de cuando tú u otros miembros de la familia teníais la misma edad que ellos. Háblales de amor, de tu primer trabajo, de cómo elegisteis sus nombres, de tu primera mascota, etc.

6. Enseña a conversar

Hablar sentados a la mesa es una de las experiencias más ricas, en cuanto a idioma se refiere, que le puedes proporcionar a tus hijos. Piensa: ¿En qué otro momento charlamos durante más de un minuto y hacemos comentarios extensos sobre un tema?.

7. También es positivo para los padres

La rutina suele ser frenética y a nivel psicológico es necesario tener un momento para parar y disfrutar. Además, saber que un momento del día se va a desarrollar básicamente de la misma manera, sin sorpresas ni agobios, es reconfortante e imprescindible para una buena salud mental.

En tu casa, ¿cenáis en familia o cada uno por su cuenta?

Photo Credits: Juhan Sonin

Photo Credits: Kelly Sikkema

CATEGORÍAS: JUGUETEANDO  |  TAGS: , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Cómo evitar que se muerda las uñas con Nancy Escuela de uñas
Demuestra tu amor con los peluches de I Love You
¡Ponte al volante de un Range Rover con el móvil!
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (0)