Español
English
Italiano
Alternativas a la Medicina Tradicional
0 COMENTARIOS
6 junio, 2014  |  Escrito por Carlota Nelson

Por mucho que tus hijos reciban una alimentación sana y tengan un fuerte sistema inmunológico, seguirán resfriándose, tendrán fiebre, se caerán del columpio o en el patio del cole y se marearán en el coche. Mientras no sean dolencias importantes, médicos y pediatras recomiendan las medicinas de toda la vida.  Estos remedios caseros no solo funcionan sino que no tienen efectos secundarios y lo más seguro es que estén en la despensa de tu casa. Hablamos de ingredientes naturales como la camomila, el jengibre, la miel y una buena dosis de cariño. Aquí te desvelamos los 4 mejores remedios caseros para curar y prevenir males menores.

Jengibre

Esta raíz tiene increíbles propiedades medicinales. Antiespasmódico, antiséptico, antiviral, expectorante y estimulante del sistema circulatorio, masticar un trocito de jengibre con miel o tomarlo como infusión también quita el mareo. Perfecto para ese viaje en coche este verano. Además funciona como regulador del metabolismo porque facilita la absorción de los nutrientes encontrados en los alimentos. ¿Tu pequeña ha vuelto del cole con congestión? Prepárale un buen té de jengibre.

Miel

También llamada antibiótico dulce, la miel contiene vitamina B, hierro, calcio, sodio, fósforo y potasio y tiene una infinidad de propiedades medicinales. La miel aumenta la energía natural y es recomendable tomar una cucharita durante la época de exámenes o de mucho esfuerzo físico. Pero además ayuda a parar la tos, suavizar la garganta y sus propiedades antisépticas y cicatrizantes evitan infecciones y aceleran la curación de la piel dañada. De todas las mieles que hay, la de lavanda es la más cicatrizante de todas. Las contusiones y quemaduras también se curan con miel de abejas.

4746653392_cd0676b04a_b

Manzanilla o Té de Camomila

Desde dolores de estómago, cólicos hasta gripe y catarros, la infusión de manzanilla y el té de camomila calma la inflamación, la acidez y la colitis. También es antialérgico y ayuda a relajar. Si tu hijo sufre de sarpullidos o picaduras de insectos, la manzanilla es un excelente antiinflamatorio. Solo hay que aplicar una bolsita de te sobre las zonas afectadas. La camomila induce al sueño de manera natural y una taza caliente ayudará a que tu pequeño se calme cuando se siente irritado o nervioso. La infusión de manzanilla también ayuda a calmar los dolores de la dentición.

Una buena dosis de cariño

Cuando se trata de la salud emocional, el amor y el cariño es la mejor medicina. La prueba es que la falta crónica de afecto disminuye la inmunidad y aumenta la posibilidad de malnutrición. La falta de afecto y cariño facilita los accidentes. El contacto directo de la piel no solo es gratificante para los niños sino para los padres y crea vínculos más fuertes. Las caricias y los masajes son un buen antídoto y solo requiere un poco de tiempo y amor. Para saber cómo darle un masaje a tu hijo, pincha aquí.

Recuerda que para dolencias mayores o crónicas, has de consultar con el pediatra. ¿Usas algún remedio casero para aliviar síntomas de malestar y dolores de tus pequeños?  Nos gustará saber cuales te han dado mejor resultado. Escríbenos para poder compartirlo con otros padres.

Photo Credits: Taki Steve

 

 

CATEGORÍAS: JUGANDO JUNTOS  |  TAGS: , , , , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Los mejores libros infantiles de 2016
Animal Babies Nursery: amor a primera vista
Herramientas para niños con necesidades especiales
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (0)