Español
English
Italiano
¡Vamos a montar en bici con Barriguitas!
0 COMENTARIOS
17 abril, 2015  |  Escrito por María Vedia Tercero

La nueva Barriguitas de paseo acaba de aprender a montar en bici. Lo más difícil ha sido mantener el equilibrio pero en un sola tarde ha conseguido dominarlo a la perfección. Lo mejor es que ya no se le va a olvidar en la vida y que sabe que es una fantástica actividad para hacer ejercicio en el parque. Aprovechando que ha aprendido hace poco, le pedimos algunos consejos para ayudar a los papás a enseñar a sus hijos a montar en bicicleta. Ella ha seguido el método de la escuela al aire libre REI, ¡te lo explicamos a continuación!.

El momento adecuado para enseñar a tu hijo a montar en bici es entre los 3 y 6 años. Esto obviamente no es una ciencia exacta, depende de las habilidades de cada niño. Si aún no le ves preparado, no le fuerces. “Yo aprendí a montar en triciclo antes de cumplir los 2 años”-señala Barriguitas- “Y hasta los 4, no he aprendido a montar en bici”.

Sin pedales

El método de REI consiste en enseñar a mantener el equilibrio primero y después, empezar a pedalear. Las bicicletas de iniciación como My Feber Bike 1st Speed Bike Feber tienen esa finalidad, pero si no tienes una, no te preocupes, es fácil modificar una normal para darle este uso.

PASO 1: Prepara la bici

Quita los ruedines: Son un punto de apoyo extra y ayudan a que el niño se acostumbre a sentarse en la bicicleta y use las piernas para pedalear, pero con ellos no aprenderá a guardar el equilibrio.

Quita los pedales y baja el asiento: Esto permite que el pequeño se siente en posición vertical con las piernas rectas y los pies apoyados en el suelo. El objetivo es que se sienta cómodo, tenga confianza y se sienta seguro a medida que se dé impulso.

Infla las ruedas: La bicicleta rodará con más suavidad y a tu hijo le costará menos avanzar. Mira la presión recomendada impresa en el lateral de las ruedas para saber cuánto las tienes que inflar.

enseñar_montar_bici_niños.interior

PASO 2: ¡A la bicicleta!

Antes de empezar asegúrate de que tu hijo toca bien el suelo con la planta de los dos pies mientras está parado y lleva el casco bien puesto. Comprueba también los frenos, deben estar lo suficientemente suaves para que pueda apretarlos, pero sin que dejen de cumplir su función.

Alternar el peso: Lo primero que debes hacer es pedir al niño que se quede sentado en la bici y sin moverse, apoyado en el suelo, alterne el peso un rato en cada pie. Esto le proporcionará sensación de seguridad. Mientras lo hace, y sin perderle de vista por si se cae, pinta en el suelo dos rayas con tiza separadas por 25 metros.

Frenar y girar: Ahora toca el turno de mostrarle qué son los frenos. Dile que los presione para que vea cómo la bici se para si hace ese gesto. También es importante que le expliques cómo mover el manillar para girar a la izquierda y a la derecha.

Darse impulso: Una vez que veas que se apaña con los dos primeros puntos, dile que se impulse con los dos pies tocando el suelo para avanzar entre las dos rayas, como corriendo o andando pero con la bici entre las piernas y el culo en el sillín. Cuando esté más o menos a mitad de camino, anímale a dejar los pies colgando en el aire. Dile: “Apóyalos solo cuando sientas que te vas a caer”. Además, haz que practique con los frenos, tocándolos de vez en cuando con los pies en el suelo.

Recorrer distancias: Cuando el niño logre recorrer la distancia entre las dos marcas de tiza sin poner los pies en el suelo, habrá aprendido a guardar el equilibrio y estará preparado para pedalear. Barriguitas dice: “Hay otro truco que me enseñó mi amiga Barriguitas Actividades: Dejar los pies colgando y contar hasta 10. Si aguantas al equilibrio hasta el 10, cuentas hasta 20 y así…¡hasta 100!”.

Con pedales

Lo primero, vuelve a colocar los pedales en la bici y no subas el sillín, es mejor que en un principio el niño siga teniendo la certeza de que puede apoyar los pies en el suelo por completo si ve que se va a caer.

PASO 1: En parada

Sobre la bicicleta, pide a tu hijo que ponga un pie en el suelo y el otro en un pedal. A continuación, dile que pise el pedal para que entienda que al hacer esa acción, la bicicleta anda hacia adelante. Anímale a que haga este ejercicio con los dos pies. Mientras, para que el niño esté estable y no vuelque la bicicleta, sujétala por el manillar y pon una mano en su hombro.

PASO 2: En pendiente

Elige un terreno que tenga una leve inclinación. Esto le ayudará a darse impulso con un pie en el suelo y el otro en un pedal. Mientras va hacia abajo por inercia, pídele que coloque el otro pie en el pedal y comience a pedalear. Barriguitas apunta que lo más importante es no presionar al niño. Déjale ir a su ritmo. “A mí no me salió a la primera, ni a la segunda”, comenta la muñeca.

¿Has enseñado a algún niño a montar en bici? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Photo Credits: Famosa

Photo Credits: Travis Swan

 

CATEGORÍAS: JUGUETEANDO  |  TAGS: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Cómo evitar que se muerda las uñas con Nancy Escuela de uñas
Demuestra tu amor con los peluches de I Love You
¡Ponte al volante de un Range Rover con el móvil!
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (0)