Español
English
Italiano
Cómo enseñar a tu hijo a no decir “NO” constantemente
0 COMENTARIOS
14 septiembre, 2015  |  Escrito por María Vedia Tercero

¿Estás desesperado porque tu hijo dice “NO” a todo lo que le propones? Tranquilo, lo primero que tienes que saber es que la fase del “NO” es normal en los niños de preescolar. Ocurre porque los pequeños empiezan a descubrir que diciendo esta sencilla palabra pueden expresar lo que desean. Al “NO”, suele acompañarle también el “¿Por qué?”, que es la manera que usa para comprender el mundo que le rodea. Pero, mientras que la pregunta no limita, la negación sí. Y esto se debe a que diciendo “NO”, tu hijo está reclamando su autonomía y lo más importante, cuestionando tu autoridad. De ahí que no quiera hacerte caso cuando le mandas hacer algo. Sin embargo, hay tres métodos muy sencillos para cambiar esta dinámica. Sigue leyendo porque te lo contamos en el siguiente artículo.

Dar dos opciones

No hay nada mejor para no escuchar “NO”, que plantear una pregunta que no se pueda contestar con esta respuesta. A este tipo de preguntas más abiertas, se les puede añadir, además, varias opciones. El truco está, por tanto, en darle a elegir entre dos cosas que a ti te gustaría que hiciera. Por ejemplo, “¿Quieres el coche rojo o el coche azul?” o “¿Qué quieres hacer primero: ponerte el pijama o lavarte los dientes?”.

Además, piensa en lo difícil que es ser un niño. Siempre les estamos diciendo lo que tienen o no tienen que hacer. Así que adopta una actitud amable cuando le pidas las cosas, y hazle ver que comprendes su frustración por no conseguir lo que quiere.

¿Cómo se hace esto? Muy sencillo, expresándolo con palabras. Dile por ejemplo: “Sé que quieres seguir jugando, pero ahora tenemos que recoger, ¿qué prefieres: meter los juguetes en el armario o colocar los lápices de colores en la caja?”.  Esta situación se te planteará habitualmente con la comida, y es necesario que comprenda que tú no le niegas chucherías porque sí, sino porque no es bueno comerlas constantemente. Ante esto, puedes comentarle: “Sé que te encanta el helado, pero te dolerá la tripa si lo comes muchas veces. Podemos merendar yogur o plátano, ¿qué quieres?”

decir_no.interior

Convertir todo en un juego

Sobra decir que los niños aprenden a través del juego, pero no sólo eso. También les gusta hacer las cosas dentro de un contexto distendido. Si logras convertir lo que tiene que hacer en un  juego, en vez de en una obligación; estamos seguros que tu hijo no sólo no te dirá “NO”, si no que se pondrá manos a la obra enseguida.

Seguro que más de una mañana has perdido la paciencia porque va muy despacio vistiéndose. ¿Por qué no se lo planteas como una carrera a contrarreloj? Dile: “El primero que se vista antes de que suene la alarma, gana”. Eso sí, se consecuente con sus tiempos. Ten en cuenta que es pequeño y que acaba de aprender a vestirse solo, así que no le hagas la carrera difícil. Se trata de que se lo pase bien, para que quiera repetir el juego.

Otra opción es recurrir a la música y dejarle que elija. A los niños de preescolar les gusta tomar decisiones porque les hace sentirse mayores. Así que, la próxima vez que vayáis a poner la mesa o a montar en el coche, pregúntale: “¿Qué canción quieres escuchar?”

Haz que se imagine la situación

Como seguramente aún no exprese todos los conceptos complejos posibles, tendrás que tener un diálogo contigo mismo/a basado en preguntas y respuestas. Así tu hijo podrá ver la situación.

Imagina, por ejemplo, que siempre dice “NO” cuando es la hora de cambiar el pañal. En otro momento, cuando estéis relajados haciendo otra cosa, dile: “¿Qué tienes que hacer cuando te cambio el pañal?”. El niño, al oír la palabra “pañal” instintivamente dirá “NO”, pero no pasa nada, contesta tú a la pregunta diciendo: “Si no te cambio el pañal, olerás muy mal. Puff, ¡qué peste!” y haz el gesto de que huele muy mal para que se ría.

A continuación, pregúntale otra vez: “¿Qué tienes que hacer cuando te cambio el pañal?” y acuéstate boca arriba como si fueras tu hijo. Si vuelve a decir “NO”, respóndete de nuevo a ti mismo/a: “No puedo cambiarte el pañal de pie, porque no te limpiaré bien”. Cuando logres que tu hijo se acueste, motívale con un juego o una canción. Así, la próxima vez que toque la hora del pañal, lo asociará a algo divertido.

¿Qué método utilizas tú para que tu hijo no diga constantemente “NO”?

Photo Credits: Shutterstock

CATEGORÍAS: JUGANDO JUNTOS  |  TAGS: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Los mejores libros infantiles de 2016
Animal Babies Nursery: amor a primera vista
Herramientas para niños con necesidades especiales
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (0)