Español
English
Italiano
Cómo enseñarles disciplina sin gritar
0 COMENTARIOS
1 febrero, 2016  |  Escrito por Carlota Nelson

Es difícil, lo sabemos. De hecho, posiblemente sea el trabajo más difícil del mundo, el de ser padres. Pero no estás solo. En The Toy Blog nuestra misión es ayudarte. Entendemos que hay días que resulta casi imposible mantener la calma, ser paciente y no volverse loco repitiendo lo mismo una y otra vez. Es entonces, en esos precisos momentos, cuando nos sentimos totalmente desbordados, y por inercia, tendemos a pensar que gritando por fin nos van a obedecer. Pero habrás comprobado que no arregla nada. Aquí te contamos cómo enseñarles disciplina sin gritar.

Tal y como te contamos en este post, hay maneras de evitar llegar a estados anímicos que te provocan angustia, estrés y te llevan a perder los nervios. Cuando nos sentimos superados, debemos tener especial cuidado en no hacer o decir cosas que luego nos pasan factura. Y gritar, es una de ellas. Recuerda, somos el espejo en el que se miran nuestros hijos. Así que, además de no arreglar nada gritando, la próxima vez que se sientan nerviosos e impacientes, seguramente recurran al grito.

Claves para disciplinarles sin gritar

Mirar hacia dentro. Lo primero que debes hacer es mirar hacia dentro y observarte. Si estás cansada o no puedes más, de lo único que debes sentirte culpable es de haber llegado hasta ese momento sin darte más tiempo libre para desconectar. Recuerda que todos, incluido/a tú, necesitamos un poco de tiempo a solas para reponer fuerzas y es importante enseñarle esto a los pequeños. Aunque sea media hora al día, procura alimentarte con actividades que te nutran o simplemente entrégate al “dolce far niente”, para poner la mente en blanco y descansar. No dejes de leer este artículo publicado aquí en The Toy Blog, para descubrir cómo ser paciente con los niños.

como-disciplinar-sin-gritar

Respirar. Inspira, expira. Muchas veces es lo único que necesitamos. Un momento para relajarnos. No olvides cerrar los ojos y poner la mente en blanco, aunque sea un instante. Lo único que conseguirás si no sigues este consejo es enfadarte y perder autoridad ante tus hijos. Sí, lejos de pensar que gritando te van a obedecer, piensa otra vez.

Consejos para disciplinar sin gritos

Desde Positive Parenting Connection, animan a los padres que creen poder disciplinar con gritos, a seguir estos consejos:

Consejo 1: Establece límites

A veces tememos la reacción que podríamos obtener cuando ponemos límites – desde una simple protesta al llanto – y como consecuencia, no lo hacemos. Pero esto sólo lleva a la frustración y el resentimiento. Si pones límites y se los haces entender a tus peques, podrás manejar la situación mucho mejor y no tendrás que recurrir a gritar.

Consejo 2: Valida sus sentimientos

A pesar de no poder controlar las emociones de nuestros hijos, sí podemos aceptarlos, sentir empatía y guiarles. Para ello es importante validar sus emociones, para que puedan expresarse, sentirse escuchados y dejarlo atrás. Por ejemplo, si se niega a poner la mesa porque le aburre, prefiere jugar con sus Barriguitas o simplemente, por llevar la contraria, dile que lo entiendes. Poner la mesa puede resultar aburrido y es más divertido jugar pero, ¿y si juega con sus Barriguitas a poner la mesa? ¿Y si le ayudarán ellas? A veces basta con bajar la guardia, ponerse en sus zapatos y darle la vuelta a las cosas.

Consejo 3: Haz preguntas que inviten a la cooperación

Dicen que los gritos despiertan el lado defensivo del niño, mientras que las conversaciones inteligentes, hacen crecer su cooperación. Las preguntas abiertas pueden motivar a tus hijos a adueñarse de sus responsabilidades y tareas. Por ejemplo, en lugar de preguntarles si han hecho los deberes por décima vez y a gritos, prueba a decirle esto: “¿Qué es lo que tienes que hacer antes de acostarte?” Ese tipo de pregunta incita a la cooperación. Además, les permite sentirse capaces y competentes.

Consejo 4: Cuanto más bajito, más escuchan

Si realmente quieres algo, ponte cara a cara y a su misma altura. El estar tan cerca, hace que hables más bajito. Al contrario de lo que pensamos, cuando más alto hablamos, más rápido desconectan y se ponen a la defensiva. Inténtalo, a ver  si te funciona.

¿Qué te han parecido nuestros consejos de hoy? No dudes en enviarnos tus comentarios.

Photo Credits: Shutterstock

 

CATEGORÍAS: JUGANDO JUNTOS  |  TAGS: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Los mejores libros infantiles de 2016
Animal Babies Nursery: amor a primera vista
Herramientas para niños con necesidades especiales
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (0)