Español
English
Italiano
Cuentosmonos, nuestros ilusionarios del mes
0 COMENTARIOS
29 abril, 2015  |  Escrito por María Vedia Tercero

Nuestras ilusionarias del mes, Suani Armisen y Ana Caillabet, son las creadoras de Cuentosmonos, una web de historias colaborativas. A pesar de que durante años emplearon su esfuerzo en otros sectores (Ana en el diseño web y Suani en la formación online), una charla casual en una comida con sus maridos hizo que se plantearan la posibilidad de escribir juntas un cuento para la organización de ayuda al primate Fundación Mona. De ahí surgió la idea de construir un espacio donde escritor e ilustrador pudieran encontrarse para colaborar en la creación de historias. Lo que empezó siendo un entretenimiento se ha convertido en una iniciativa que ofrece no sólo una oportunidad para darse a conocer como profesional literario sino también novela para adultos, palabras personalizadas, poesía visual y recursos relacionados con el cuento y el teatrillo infantil Kamishibai. Reconocen que lo más complicado “es vivir de la colaboración ofreciendo productos artesanales”. Pero a estas dos mamás les puede su amor por los cuentos, por las historias “monas”. Ésas que son bonitas, dulces, ¡que enamoran!

¿Cómo funciona la colaboración en Cuentosmonos.com? ¿Cómo ponéis en contacto al escritor y ilustrador?

Tenemos ‘una bolsa de escritores e ilustradores’. Cuando un escritor crea un personaje para una novela colaborativa, buscamos un ilustrador para él. Pensamos cuál de ellos puede ayudarle mejor a perfilar la historia. Es sorprendente cómo dos personas que prácticamente no se conocen consiguen crear un personaje y le hacen crecer mes a mes. Esto demuestra que siempre necesitamos al otro para ser mejores. Un buen ejemplo es SonrisaDeMonaLisa. ¡Escritora e ilustradora se entienden a la perfección!

¿Qué es exactamente un Kamishibai? ¿Cómo los conocisteis y qué le aporta a los niños?

El Kamishibai surgió en Japón hace muchísimos años, antes de la televisión. Se trata de una caja de madera con láminas dentro que forman un cuento. Las láminas se van enseñando a un pequeño público mientras un narrador cuenta la historia. Nosotras lo conocimos gracias al proyecto de la editorial Ekaré Sur en Chile pero lo que nos maravilló, es que originariamente se llevaba en una bicicleta con el objetivo de contar cuentos de pueblo en pueblo. Era arte en la calle, ¡para todos! ¿No es magnífico? Por otro lado, es una técnica que aporta mucho a los niños,  a nivel psicomotriz, porque tienen que ordenar las láminas y pasarlas con cuidado a medida que se narra la historia y a nivel creativo, porque pueden inventar una historia, dibujarla y contarla. Los niños se convierten en los protagonistas, ellos son los narradores.

Si pudierais elegir cualquier cuento del mundo, ¿cuál escogeríais para hacer en Kamishibai y por qué?

“La otra orilla” (escrito e ilustrado por Marta Carrasco). Es un cuento muy dulce, con ilustraciones preciosas, que explica que todos somos iguales aunque seamos diferentes. Lindo, ¿verdad?

cuentosmonos.interior.2

También hacéis palabras personalizadas a mano, ¿en qué sentido creéis que una palabra puede crear ilusión?

La palabra es cada vez más necesaria porque es una forma de compartir emociones. Para nosotras, la palabra mona, además de estar hecha con una técnica que inventamos, va más allá de sí misma. Dar forma a cada letra, pensarla, hacerla crecer…Es un proceso maravilloso, ¡incluso mágico! Hemos hecho desde palabras que son nombres de personas a palabras como amor o vida.

¿Qué es lo más bonito de contarle un cuento a un niño?

¡Todo es precioso, la verdad! En primer lugar, ellos se meten en la historia con mucha más facilidad que los adultos. No necesitan expectativas, allí están dispuestos a imaginar, a relacionar conceptos, a expresarse. En segundo lugar, el cuento es una excusa para compartir un momento con los pequeños. Y ese instante se dedica a colaborar. Porque un cuento es colaboración. Es el resultado de la unión del escritor, ilustrador, editor, etc. pero también del adulto y el niño en la narración. El adulto lee y el niño interacciona, da sentido a la historia con sus risas, sus pregunta, etc.

Como mamás que sois, ¿animaríais a otros papás a hacer cuentos colaborativos con sus hijos?

¡Por supuesto! La colaboración es clave en la vida. No tendríamos sentido como especie si no fuéramos colaborativos o cooperativos. Un gran problema es la falta de humildad, la soberbia, el considerar que somos únicos. Y dado que en los cuentos colaborativos hay que tener presente las ideas y opiniones de otros, creemos que son una buenísima excusa para trabajar el respeto mutuo entre los niños.

Para terminar, si la vida fuera un cuento infantil… ¿Cuál sería?

“La sorpresa de Nandi”. Cuenta el trayecto de una niña que le lleva muchas frutas a una amiga que vive en otro pueblo. Habla de la amistad y de compartir. Una historia preciosa escrita e ilustrada de forma admirable. No sabemos si la vida es así, pero así intentamos que sea. Compartir y colaborar, dos grandes pilares que nos sostienen.

Photo Credits: Cuentosmonos

CATEGORÍAS: ILUSIONARIOS  |  TAGS: , , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Do-Re-ME! Nuestros Ilusionarios del mes
Cuentos personalizados con Mumablue
Inteligencia emocional con Afectiva, nuestro ilusionario del mes
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (0)