Español
English
Italiano
Inteligencia emocional con Afectiva, nuestro ilusionario del mes
0 COMENTARIOS
27 noviembre, 2015  |  Escrito por María Vedia Tercero

Nuestras ilusionarias del mes son Belén Robles, María García-Parrado y Raquel Burguillo, tres psicólogas al frente de Afectiva, Escuela de desarrollo emocional y social. Tras años de formación y experiencia trabajando  con niños, adolescentes y  familias,  decidieron crear este proyecto común donde compartir su visión de la psicología. Su forma de trabajar se basa en la cercanía y confianza, quieren que las personas que asisten se sientan en un entorno familiar donde puedan expresarse de forma segura. Su objetivo es centrase en cada persona y por ello, tienen amplia formación en diferentes corrientes psicológicas que les permite elegir la mejor manera de ayudar en cada caso.

Hablamos con ellas sobre cómo los padres podemos desarrollar la inteligencia emocional de nuestros hijos, así como sobre gestión de emociones, empatía y bullying. No te pierdas la entrevista porque como bien señalan estas expertas: “Ir al psicólogo es positivo no sólo para aquellos que tengan un malestar emocional, sino para todos porque podemos incorporar y desarrollar recursos para mejorar”.

¿Podríais describir vuestro trabajo en Afectiva a los lectores que aún no os conocen?

Nos dedicamos a la psicología infanto-juvenil desde una perspectiva integradora en la que damos importancia a la Inteligencia Emocional. Consideramos que las bases del aprendizaje se establecen desde edades tempranas y por ello creemos indispensable introducir a los niños y adolescentes en el mundo de las emociones. A través de psicoterapia individual, grupal o talleres intensivos, fomentamos la autoestima, el conocimiento, expresión y manejo emocional, las habilidades sociales… También realizamos actividades en centros educativos para que los alumnos y los profesores puedan acercarse a la Inteligencia Emocional.

¿Por qué todos los niños deberían desarrollar su inteligencia emocional?

Las emociones tienen una función muy importante en las personas. Nos dan información de cómo nos sentimos y nos ayudan a interpretar el mundo que nos rodea. Que los niños y adolescentes aprendan a manejar sus emociones les ayuda a tener un mayor conocimiento y comprensión de sí mismos y a establecer relaciones positivas con los demás. Por otro lado incorporan recursos y herramientas personales para manejar de forma más satisfactoria los conflictos que les surja tanto en su infancia como en su vida adulta.

Vuestros talleres son prácticos, lúdicos y dinámicos, ¿qué tipo de actividades hacen los niños?

Cada día que asisten al taller dedicamos un tiempo a que los niños cuenten las cosas que les han pasado durante la semana, siempre enfocado a rescatar las emociones de la semana. Es importante que los niños se sientan escuchados y así estamos trabajando también la empatía, escucha y expresión emocional.

Después, planteamos actividades lúdicas (con plastilina, arcilla, pintura, movimiento, collage…) para que expresen sus sentimientos y fortalezcan su autoestima. Otras veces hacemos teatros, relajaciones,  juego cooperativos,  para crear un buen ambiente de grupo y fomentar el aprendizaje de las habilidades sociales. Se trata de que los chicos se lo pasen bien mientras aprenden, siempre teniendo en cuenta que todas las actividades propuestas llevan un objetivo detrás que les ayuda a su desarrollo emocional y social.

A muchos padres nos cuesta expresar emociones, ¿qué tipo de ejercicios podemos hacer con nuestros hijos día a día para que aprendan esto y de paso, aprender nosotros?

Tanto los adultos como los niños deben normalizar la expresión de sus emociones. En Afectiva pensamos que las emociones no son buenas o malas, creemos que todas las emociones tienen una función en nuestra vida y por ello que hay que prestarles atención.

Un buen ejercicio para empezar a normalizar la expresión emocional es contar lo que más nos ha gustado y lo que menos nos ha gustado de nuestro día. Muchas veces les pedimos a los hijos que nos cuenten pero el adulto no comparte con ellos sus emociones. Tal vez podríamos cambiar la pregunta de ¿qué has hecho hoy en el colegio? por ¿cómo te has sentido hoy en el colegio, con tus compañeros…?

desarrollo-inteligencia-emocional-en-ninos-con-afectiva.interior

¿Cómo pueden los padres enseñar a su hijo a confiar en sí mismo?

Además de ser y mostrar un buen modelo emocional para ellos, una buena actividad  es pararse a pensar qué mensajes queremos transmitir a los hijos y estar atentos a las etiquetas que les ponemos casi sin darnos cuenta.

Siempre recomendamos utilizar más el verbo “estar” que el “ser” (ejemplo: “Está la habitación desordenada” en lugar de decir “Eres desordenado”). Os animamos a hacer un parón en la agenda diaria para rescatar esos mensajes que lanzamos a los hijos. Modificar los que no nos gustan y mantener áquellos que son positivos, ayudará a fortalecer la autoestima de los chicos.

 ¿Cómo podemos enseñar a nuestros hijos empatía?

Al igual que la autoestima, la empatía empieza a desarrollarse en la relación que el niño establece con sus figuras parentales. Tener en cuenta los sentimientos de los niños, favorece que ellos puedan tener en cuenta las emociones de los demás.En las conversaciones que tenemos con los hijos dediquemos una atención plena hacia ellos, mostrando interés, validando sus emociones y compartiendo también las nuestras.

¿El bullying es una consecuencia de no manejar adecuadamente las emociones?

No podemos reducir el acoso escolar a un solo factor. Tenemos que tener en cuenta el contexto de cada niño y también las condiciones en las que se va desarrollando a los largo de la vida.

El bullying se produce por varios factores, algunos de ellos son la falta de educación en valores, la mala gestión emocional, falta de empatía y habilidades sociales. Un niño que no gestiona su agresividad adecuadamente puede volcarla hacia los otros y actuar como agresor. Sin olvidar la figura de la víctima que se siente bloqueado por el miedo, y de los observadores, que no muestran asertividad para poder ayudar o intentar buscar alternativas.

Tener una buena educación emocional es algo básico para prevenir situaciones de bullying. Actualmente, desde Afectiva estamos llevando a cabo actividades y talleres encaminados a promover la prevención del acoso escolar en los centros educativos. El objetivo de estos talleres es dotar a los alumnos de herramientas eficaces ante situaciones de conflicto y sobretodo hacer que los chicos y chicas se sientan mejor consigo mismo y con los demás.

¿Cómo animarías a los padres a que sus hijos participasen en vuestros talleres?

Desde Afectiva creemos que al igual que se da importancia a la parte académica, también es importante dar a los niños un espacio para que tomen contacto con la parte emocional. Muchos niños simplemente vienen a desarrollar su Inteligencia Emocional porque los padres consideran que es beneficioso para su desarrollo personal.

Algunos chicos asisten todo el año pero también desarrollamos talleres puntuales como el Campamento Urbano de Inteligencia Emocional en vacaciones de Navidad, Semana Santa o verano. Es un buen momento para conocer a otros compañeros, relacionarse de forma diferente y tratar temas que normalmente no se hablan.

También nos gusta dedicar un espacio donde los padres trabajen su Inteligencia Emocional, ya que consideramos que son parte fundamental del trabajo y  juntos se conseguirá un aprendizaje más rápido y profundo.

¿Desarrollas con tu hijo la Inteligencia Emocional? ¿Qué opinas de las propuestas de Afectiva?

Photo Credits: Afectiva

CATEGORÍAS: ILUSIONARIOS  |  TAGS: , , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Do-Re-ME! Nuestros Ilusionarios del mes
Cuentos personalizados con Mumablue
Cumpleaños solidario con Asociación CONI
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (0)