Español
English
Italiano
Jugar bien es sentirse bien y vice-versa
2 COMENTARIOS
27 marzo, 2014  |  Escrito por Carlota Nelson

Sabemos que jugar es una de las cosas más importantes que puede hacer un niño. No solo porque mejora sus habilidades físicas (equilibrio, agilidad, tono) sino también su capacidad sensorial, comportamiento social y su auto-estima.  Jugar promueve y estimula el desarrollo pero también ayuda a que los niños aprendan mejor y más rápido.

Sin embargo, no hay mucha investigación que explique el por qué. Hace poco, Alison Gopnik, de la Universidad de California en Berkeley, desarrolló un acercamiento científico del aprendizaje en los niños (en inglés)  y consiguió descubrir hechos interesantísimos, sobre todo cuando el jugar implica simular. Sus estudios demuestran cómo los niños, que son mejores simulando (personajes, situaciones, etc.…), razonan mejor porque están acostumbrados y entrenados a pensar en diferentes posibilidades ya que imaginan, con una facilidad asombrosa, las distintas  formas en las que el mundo puede funcionar.

Otro aspecto importante del juego es que les enseña a los niños el espíritu deportivo (en inglés).  Saber jugar “limpio” y asimilar una victoria o una derrota con dignidad y estilo es probablemente uno de los valores más importantes que pueden adquirir. Un buen espíritu deportivo implica seguir las normas del juego, respetar a los demás y tratar bien a los oponentes. Pero para jugar limpio hace falta madurez y valentía porque, ya sea en un contexto de juego o en la vida misma, no siempre se gana. Aprender a perder y ser conscientes de las victorias de los demás requiere una buena actitud que a su vez tiene efectos positivos en los niños y a los que les rodean. Aprender a jugar bien es sentirse bien y se puede aplicar a cualquier situación con la que se enfrenten en el futuro. En el colegio sabrán apreciar las contribuciones de otros y a trabajar en equipo.

2105532204_3eacd04af5_b

¿Qué ocurre cuando los niños no tienen un buen espíritu deportivo? Marc D. Shulman lideró un proyecto que demuestra que los niños a los que les falta ese espíritu tienen un efecto negativo en los demás. No solo distrae a sus compañeros en clase sino que fuerza a los profesores a perder tiempo en intentar resolver estas cuestiones. El estudio indica que los niños con actitudes negativas acaban culpabilizando a los demás, a tener berrinches y a romper las reglas del juego. Al final, se sienten decepcionados y no logran controlar su rabia.

Si esto te resulta familiar, prueba estos consejos y recuerda que cuanto antes aprendan a jugar limpio, más felices serán. Como padres debemos aprender a cambiar esas actitudes negativas y expectativas irreales en algo positivo.

Habla con tu hijo sobre el espíritu deportivo y sé un ejemplo a seguir. Mientras estás viendo un partido o jugando, piensa en tus propias reacciones y comportamiento. Enséñale a respetar a los demás aplaudiendo, por ejemplo,  cuando el oponente ha jugado bien.

Intenta reducir la competitividad en casa. Disfruta del partido o el juego y céntrate en mejorar, no en ganar.

Habla con tu hijo sobre situaciones concretas cuando no ha demostrado un buen espíritu deportivo y acuérdate de evitar hablar de forma acusadora y de animarle cuando hace algo bien.

Photo Credits:  Rolands Lakis

Photo Credits: Sharon Mollerus

 

CATEGORÍAS: JUGUETEANDO  |  TAGS: , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Cómo evitar que se muerda las uñas con Nancy Escuela de uñas
Demuestra tu amor con los peluches de I Love You
¡Ponte al volante de un Range Rover con el móvil!
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (2)
La importancia de una autoestima saludable | The ToyBlog 2014-06-16 08:00:31
[…] Expertos en el campo de la psicología de la autoestima han observado que cuanto más flexible sea la persona, mejor resiste todo aquello que, de otra forma, la haría caer en el fracaso y la frustración. En general, un niño que no se siente querido suele tener una valoración negativa de si mismo. Así que por mucho que consiga algo positivo (poder atarse los zapatos, columpiarse solo, sacar buena nota…) su auto estima seguirá siendo baja. Lo mismo puede ocurrir cuando se le quiere mucho pero él mismo duda sobre sus propias habilidades. La meta a conseguir pues es equilibrar las dos: que nuestros hijos se sientan queridos y motivados a desarrollar sus talentos y puntos fuertes. Y jugando es la mejor manera de aprender. […]
Ser Padre Adoptivo | The ToyBlog 2014-05-26 08:46:41
[…] es importante establecer nuevas conexiones. Ya sea con tus hijos o los hijos de amigos, intenta organizar tardes de juego en casa o en el parque más cercano. Presta atención a los niños con los que de forma natural, se […]