Español
English
Italiano
La importancia de saber aburrirse
1 COMENTARIOS
3 octubre, 2014  |  Escrito por Carlota Nelson

“¡Mamá, me aburro!” ¿Cuántas veces habremos escuchado esto? Tres simples palabras que nos hacen sentir tan malos padres e incluso culpables que intentamos arreglarlo organizando actividades, apuntándoles a clases extra escolares y dejándoles consumir entretenimiento pasivo.  Esto, sin embargo, no es la solución. De hecho, que los niños se aburran es importante y necesario. 
La doctora, Teresa Bolton, experta en el impacto de las emociones en el comportamiento y el aprendizaje infantil, asegura que la idea de que los niños deberían estar constantemente entretenidos puede incluso dañar el desarrollo de su imaginación. Aquí te contamos por qué es bueno aburrirse y cómo puedes aprovechar esos momentos para criar a niños creativos, independientes y con mentes críticas.

¿Qué es exactamente el aburrimiento? Un estado temporal en que prima la falta de estimulación y un sentimiento desagradable. Lo bueno de aburrirse es que te permite buscar algo estimulante para hacer. Y por estimulante no nos referimos a ver una película cada vez que os montéis en el coche, darles a los niños la Tablet o nuestro teléfono para que se entretengan o ponerte a jugar con ellos cada vez que se quedan solos.  Así, les estaremos haciendo un flaco favor.

En cuanto al sentimiento desagradable que acompaña el aburrimiento, nuestra sociedad se ha encargado de “crear en nosotros la necesidad y la expectativa de estar constantemente ocupados y sobre- estimulados. Pero en lugar de venir de fuera, lo que deberíamos desarrollar es nuestro estímulo interno”, dice Bolton. 

Si cada vez que nuestros hijos dicen estar aburridos, salimos corriendo en busca de algo para entretenerles, lo que realmente estamos haciendo es adormeciendo su capacidad de imaginación, creatividad e independencia. El aburrirse, lejos de ser algo malo, es lo que permite a los niños explorar el mundo inventando, creando e imaginando. De hecho, los niños que simplemente consumen entretenimiento, en lugar de crearlo ellos mismos, se aburren con más frecuencia.

Nancy H. Blakey, educadora y autora de libros que estimulan la creatividad infantil asegura que ese “tiempo no estructurado” en realidad supone un reto creativo y es cuando puede aflorar lo que ella define como “llamadas del corazón”.  Estas llamadas son “esenciales para los niños ya que les permite decidir cómo quieren utilizar esos momentos y cómo manejarlos, algo fundamental para su buen desarrollo. Todos, adultos y niños, debemos aprender a apoderarnos y reclamar nuestra imaginación.”

Si alguna vez, aunque haya sido sin querer, has dejado que tu hijo se queje de estar aburrido, habrás notado que después de un rato  acaba encontrando algo interesante para hacer. Se inventará alguna historia, creará un barco pirata con cajas de cartón, hará que sus coches de juguete se conviertan en platillos volantes y sus muñecos y muñecas sean sus cómplices en mil aventuras… Este es el mejor tipo de juego que existe porque se lo inventan ellos. Y al estar activos, es el único juego que segrega más dopamina, algo tan necesario para nuestro cerebro.

CAM00624

¿Aburrimiento o Atención?

A veces, nuestros hijos dicen estar aburridos pero realmente lo que quieren es un poco más de atención o ayuda a la hora de buscar algo en qué ocuparse. Aunque solo sean 10 minutos, intenta desconectar y darles el tiempo y el cariño necesario. Mientras decidir a qué jugar y cuando jugar es trabajo y responsabilidad de ellos, aprovecha la oportunidad para darles algunas ideas.

En el blog Chambanamons, la autora comparte 101 ideas para hacer cuando uno está aburrido. En lugar de copiar la lista, haz que te inspire para hacer una propia. Anima a tus hijos a escribir actividades o juegos que se les ocurran, uno por cada papel, y meterlos en un bote o tarro de “Cosas que hacer cuando me aburro”.   La próxima vez que dicen esas tres palabras, podrán ir al bote, sacar 3 papelitos y decidir qué actividad harán.  

Los niños, además de jugar, les encanta ser útiles. Lo bueno, es que una cosa no quita la otra. Si tus hijos ya han agotado su estímulo interno y se han “hartado” de jugar, poniendo a prueba su creatividad e imaginación, motívales a llevar a cabo tareas pendientes. Como por ejemplo, hacer un regalo de cumpleaños para el abuelo, elegir una receta sencilla y ponerse a cocinar, regar las plantas, sacar al perro, etc. Además, las tareas se deben compartir con los niños porque mejora su autoestima, les hace independientes y gracias a ti, pueden resultar hasta divertidas.

bored2

Otra idea que les puedes ofrecer  es bailar al son de su su música favorita y aprendan la letra. Esto no solo estimula la actividad física sino su memoria también.  Pero recuerda, no se trata de proteger a tus hijos del aburrimiento. Ofréceles ideas  y motívales a ser autónomos, a controlar lo que quieren hacer con su tiempo libre, a inventarse juegos, a buscar nuevos retos, a resolver problemas por sí solos. Incluso, programa momentos “aburridos” dentro de vuestra rutina semanal. Es justo lo que necesitan para prosperar.

Photo Credits: Greg Wesfall

Photo Credits:  John Morgan

 

CATEGORÍAS: JUGANDO JUNTOS  |  TAGS: , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Los mejores libros infantiles de 2016
Animal Babies Nursery: amor a primera vista
Herramientas para niños con necesidades especiales
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (1)
Dejemos que Decidan | The ToyBlog 2015-01-01 08:01:35
[…] te contamos cómo ayudarles a elegir y dejar que decidan. No solo para que lo pasen bien, sino para ayudarles a ser más autónomos mientras sigan desarrollando sus habilidades motores, físicas y […]