Español
English
Italiano
Móviles para niños ¿sí o no?
3 COMENTARIOS
1 julio, 2014  |  Escrito por María Vedia Tercero

En numerosas ocasiones habrás oído a tus hijos decir: ‘Mamá, quiero un móvil’. El problema viene a la hora de discernir si es necesario que los niños tengan este aparato o no. Padres, pedagogos y profesores tienen distintos puntos de vista sobre el asunto. Analizamos las principales ventajas y desventajas del uso de los smartphones en la infancia a través de este debate psicosocial.

Seis de cada diez menores españoles de entre 10 y 15 años disponen de teléfono móvil según la última encuesta de ‘Tecnologías de Información y comunicación en los hogares’ publicada por el INE. Sus datos muestran la tendencia de uso de estos dispositivos en edad preadolescente en nuestro país. Pero, ¿son buenos los smartphone para nuestros hijos?

Para la comunicación

La mayoría de padres que se muestran a favor de los móviles para niños aseguran que este tipo de dispositivos son muy útiles a la hora de estar comunicados con sus hijos. En casos en los que el niño está fuera de casa (campamento, viaje, etc) o ante una emergencia, los padres se sienten más seguros sabiendo que el niño podrá llamarlos y viceversa.

Ahora bien, diversos estudios como el de la Organización Protégeles muestran que salvo contadas ocasiones, los menores no utilizan el móvil para este fin.

La mayoría de dispositivos que hay en el mercado permiten a los niños hacer fotos, mandar mensajes, escuchar música, navegar por internet, ver vídeos y tener acceso a las redes sociales. Estas características del móvil, para la socialización y el entretenimiento, son las que atraen a los pequeños y a la vez, las que generan mayores riesgos al exponerles al sexting o acoso y ser una distracción que limita tiempo de ocio en otro sentido.

Para la sociabilidad

En el marco de la socialización, los móviles tienen la ventaja de integrar a los niños en grupos de pares o iguales. Si tu hijo está en edad preadolescente, seguramente quiera un móvil para relacionarse con sus amigos a través de WhatsApp o redes sociales. En el caso de no tenerlo, quedará en parte, excluido, y perderá información o planes que compartan sus compañeros.

En este sentido, expertos en la materia aseguran que, si bien las nuevas tecnologías traen beneficios a la hora de relacionarse, nunca deben ser sustituidas por las relaciones interpersonales. Biviana Delgado, psicóloga clínica del Montessori British School dice que si los menores abusan del móvil, a la larga tendrán dificultades para interactuar cara a cara, al perder el hábito de hacerlo o no saber cómo hacerlo.

5106752081_eae0c906f2_b

En consonancia con esta opinión, numerosos padres consideran que los niños deberían salir a jugar en la calle y disfrutar al aire libre, en vez de estar ‘pegados’ al móvil. Además, se deben fortalecer las relaciones en el seno familiar, aprender a ser comunicativos con nuestros hijos y enseñarles a escuchar.

Muchos padres regalan a sus hijos tiempo de móvil a cambio de que les dejen tranquilos. Según Teresa Belton, investigadora de la Universidad de Educación y Aprendizaje Permanente de East Anglia (Reino Unido), esto es un error ya que, además de evitar la comunicación padre-hijo, impide que el niño desarrolle su creatividad y ‘aprenda’ a entretenerse por sí mismo.

Para el aprendizaje

Por otro lado, los smartphones son ‘una ventana al mundo repleta de información’ que, bien utilizada, puede ayudar a los niños a potenciar sus capacidades y actitudes. No es casualidad que existan eventos a nivel mundial como el Mobile Learning Week de la Unesco, en los que se analizan las nuevas tecnologías como métodos de apoyo a los procesos de aprendizaje.

Sin embargo, en la mayoría de los casos constituyen una distracción que interfiere en los estudios o interrumpe horas de sueño. Por ejemplo, según el estudio ‘Redes y Menores’ tres de cada cuatro niños menores de 18 años nunca apaga su móvil.

Además, profesores y Conserjerías de Educación de Comunidades Autónomas españolas abogan por prohibir el uso de la tecnología móvil en las aulas por los crecientes casos de ciberbullying y acoso escolar. Según el estudio ‘Juventud y Violencia’ de la Fundación Pfizer, el 11,6% de los adolescentes españoles de entre 12 y 18 años ha sufrido maltrato psicológico a través de la Red y un 8,1% lo ha sufrido a través del móvil.

¿Qué debes hacer si su hijo quiere un móvil?

Debes valorar si tu hijo necesita un móvil o todavía es demasiado pronto. No te dejes llevar por las modas o por la presión del niño con argumentos como ‘todos mis amigos tienen uno y yo no’. El momento apropiado es cuando tú veas que tu hijo tiene la madurez y responsabilidad suficiente como para entender que el ‘móvil no es un juguete’.

Si decides comprárselo o regalárselo, deberías leer los consejos que te damos en este post.

¿Qué opinas sobre el tema? ¿Estás a favor o en contra de los móviles para niños?

PhotoCredits: Thomas Kholer

PhotoCredits: Dinuraj K

CATEGORÍAS: KIDS & TIC's  |  TAGS: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
El trabajo en equipo con Tickety Toc
Grupos de Whatsapp de padres, ¿buenos o malos?
Apps Bilingües y lo que dice la ciencia
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (3)
YouTube Kids | The ToyBlog 2015-04-07 08:32:39
[…] no ser que tengas un servicio de restricciones en el ordenador, la Tablet o en tu móvil, lo único que tiene que hacer un menor para acceder a sitios web de adultos es mentir sobre su […]
Los niños e Instagram | The ToyBlog 2015-01-14 10:32:21
[…] aprendizaje, imaginación y comunidad. Pero al igual que con el uso de los ordenadores, teléfonos móviles, videojuegos,  la tablet y la televisión, es importante poner límites y asegurarse de que […]
¿Nos vamos de acampada? | The ToyBlog 2014-07-22 09:56:53
[…] Los beneficios de ir de acampada van más allá de que sea una opción económica para pasar el verano. Diversos estudios demuestran que estar en contacto con la naturaleza hace que los niños sean más conscientes del medio ambiente y les ayuda a reducir el estrés y combatir el aburrimiento al tener que buscar alternativas para entretenerse que no sean la consola, la televisión o el teléfono móvil. […]