Español
English
Italiano
Por qué deben jugar fuera en invierno
2 COMENTARIOS
20 enero, 2015  |  Escrito por Carlota Nelson

Aunque haga frío, no dejes que eso os retenga en casa. Los niños necesitan jugar al aire libre, incluso durante los meses de invierno. Si eres de los que creen que de esa manera los niños se arriesgan a enfermarse, sigue leyendo. Te sorprenderá saber que estar fuera y en contacto con la naturaleza les ayuda a fortalecer su sistema inmunológico y mucho más. Descubre todas las ventajas que tiene jugar al aire libre haciendo actividades no estructuradas en los meses de más frío. Eso sí, abrígalos bien y sigue las pautas que hemos incluido al final de este post..

Ventajas de jugar al aire libre en invierno

Fortalece su sistema inmunológico. ¿Sabías que los niños criados en el campo o cerca de la naturaleza se enferman menos? Y que estar en contacto con bacterias, tierra, animales y bichos de manera regular, ¿les ayuda a fortalecer su sistema inmunológico?     Según la Academia Americana de Pediatría, “el frío no causa resfríos o la gripe. Lo que lo causa son los virus en el colegio, cuando los niños están en contacto con otros.”  Además, recomiendan que enseñemos a nuestros pequeños a lavarse bien las manos y a toser o estornudar tapándose la boca.

Les abastece Vitamina D. La vitamina D, proporcionada por el sol, ayuda a fomentar el buen humor, aumenta los niveles de energía y la memoria. Para abastecerles de la dosis necesaria de esta vitamina, se recomienda 15 minutos de sol al día. Recuerda que aun en invierno, los niños expuestos al sol deben llevar protector solar y gafas de sol.

Aumenta su capacidad resolutiva.Ya sea construyendo un muñeco de nieve o jugando al escondite en un bosque, los niños están aprendiendo a resolver problemas, aumentando así su capacidad resolutiva. ¿Qué necesito para hacer un muñeco de nieve? ¿Qué elementos naturales me pueden servir para los ojos, la nariz y la boca? ¿Cómo puedo hacer bolas de nieve de diferentes tamaños? Si hecho agua ¿la nieve se endurecerá?

Fomenta su independencia. En un estudio, realizado por la Universidad de Colorado Boulder y publicado por la revista Frontiers in Psychology, asegura que los niños que pasan más tiempo haciendo actividades menos estructuradas (como por ejemplo, jugar a aire libre, montar en bici o una visita al zoo), tienen mas capacidad de establecer objetivos y alcanzarlos de manera independiente. 

Hacer ejercicio.  Sabemos que la práctica habitual del ejercicio físico es fundamental para el crecimiento y desarrollo de los niños y que los beneficios físicos y sociales que obtienen al hacer deporte incluyen una mejora del equilibrio, el desarrollo de la auto estima y el trabajo en equipo, entre muchos otros. Si aun no has tenido la oportunidad de leer nuestro post titulado “Mi Hijo no hace Deporte”, te animamos a hacerlo para descubrir los consejos que te proponemos para que tu hijo se divierta, crezca sano e integre el deporte y el ejercicio físico como hábito natural.

74112461_b3765081a1_z

Los niños, que ya tienen suficientes actividades y clases estructuradas (incluidas las clases extracurriculares), necesitan tiempo libre para jugar a su aire. Esto les permite explorar su creatividad, usar su imaginación y desarrollar su propio sentido de la independencia.

Los investigadores, E. Jones y G. Reynolds aseguran que “los niños aprenden las cosas más importantes no por lo que les decimos sino resolviéndolas ellos solos al interactuar con el mundo físico y con otros niños.

Algunos ejemplos de actividades no estructuradas incluyen visitas al zoo, permitiéndoles libertad de movimiento, excursiones o caminatas por el campo donde puedan explorar libremente.

Pautas a seguir

Aunque recomendamos que los niños jueguen fuera en los meses de más frío, hay que seguir unas pautas:

  • Abrígales bien y a base de capas para que se mantengan calentitos y secos.  La regla de tres es ponerles una capa más que la que llevamos nosotros, los adultos.
  • No olvides zapatos o botas abrigadas, guantes y sombrero. Es importante mantener abrigas las extremidades (pies, manos y cabeza) ya que la hipotermia comienza allí.
  • De vez en cuando, anímales a entrar en casa, en un refugio o en el coche para entrar en calor.
  • Procura que no suden en exceso ya que el sudor se vuelve frío cuando entra en contacto con la piel y comienza a evaporarse.
  • Es importante que beban agua, zumos o chocolate caliente antes y después de jugar.

¿Qué planes vas a organizar con tus niños al aire libre este invierno? Comparte tus ideas con nosotros.

Photo Credits: Tony Fischer

Photo Credits: Jen´s Art and Soul

 

 

CATEGORÍAS: JUGANDO JUNTOS  |  TAGS: , , , , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Los mejores libros infantiles de 2016
Animal Babies Nursery: amor a primera vista
Herramientas para niños con necesidades especiales
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (2)
M. Rodrigo Brao 2015-03-30 11:27:22
Hola Walter, Gracias por tu comentario No es que lo niños no puedan salir a jugar en invierno sino que se tiene la idea de que el frío no les va a beneficiar. Sin embargo, tal y como explica el post es justo lo contrario. Eso sí, ¡hay que abrigarles bien!
walter 2015-03-28 00:44:45
porque no pueden salir a jugar