Español
English
Italiano
¿Qué aprenden los niños en el parque?
1 COMENTARIOS
12 mayo, 2015  |  Escrito por María Vedia Tercero

Ir al parque con los niños es una actividad que hacemos muy a menudo. Seguro que para tus hijos es uno de los mejores momentos del día y para ti es una gran satisfacción verles disfrutar en él. Pero, ¿te has preguntado qué les aporta jugar en los columpios? No es sólo diversión, es una experiencia diaria que favorece su desarrollo físico y mental. ¡Descubre por qué en este artículo!

En The Toy Blog ya te contamos “Por qué los niños deben jugar fuera en invierno”. Al hilo de este post y con la llegada de la primavera también queremos explicarte cuán importante es que nuestros pequeños vayan al parque.

En primer lugar, parece obvio que es un sitio donde tus hijos tienen la oportunidad de hacer ejercicio. Ten en cuenta que sólo por jugar, ya se están moviendo y ¡eso es como una sesión de gimnasio de las tuyas! Además, estar al aire libre es un primer paso para disfrutar y cuidar del medio ambiente.

Pero jugar en el parque también les ayuda en otros aspectos:

Desarrollo de la imaginación: Al estar en un entorno distinto al de casa o el colegio, con otros elementos como la arena, la fuente o el césped, los pequeños exploran, curiosean y tienden a fantasear. ¡En cada esquina hay algo nuevo por descubrir! Así, por ejemplo, un montón de tierra se convierte en un castillo, un palo en una varita mágica y un tobogán en una cascada.

Psicomotricidad y dominio espacial: Moverse en los columpios hace que el niño tenga mayor percepción de su cuerpo. A medida que juega se da cuenta de cómo controlar brazos y piernas para evitar caerse. Saltar, correr, trepar, subir y bajar también permite que entiendan mejor conceptos como la distancia y el espacio.

Mejora de la sociabilidad: El parque es uno de los primeros lugares donde se relacionan con otros niños. Allí aprenden a compartir, a esperar turno, a respetar a los demás… Eso sí, para que se den cuenta de todo esto, nosotros como padres debemos reprenderles cuando tengan una actitud egoísta. También es un espacio estupendo para mejorar las relación padre-hijo ya que no hay barreras para la comunicación. No hay distracciones, la televisión o la tablet se quedan en casa.

Autoestima y autonomía: Visto con los ojos de un niño, el parque es una aventura. Cada columpio les supone un reto y si logran superarlo, adquieren más confianza en sí mismos. Por otro lado, es un sitio donde asumen riesgos dentro de unos límites y pierden el miedo a tomar decisiones. Por eso es importante que sin perderles de vista, les dejemos hacer. Sólo así aprenderán cuáles son las consecuencias de sus actos.

Disciplina: Si lo incluyes en vuestra rutina, es decir, si siempre vais los mismos días a la misma hora, puedes usarlo como motivación para ayudar a tus hijos a organizarse mejor. Frases como: “Cuando termines de recoger, vamos al parque”, suelen ser muy efectivas.

que-aprenden-los-niños-en-el-parque.interior

Feber, el parque en casa

Una vez vistos los beneficios del parque, ¿por qué limitarlo a un momento del día si se puede tener en casa? Si dispones de un patio o jardín puedes convertirlo en un área de ocio para los peques con:

Su columpio favorito: Si tus hijos adoran el tobogán o el sube y baja pero cada vez que van al parque no pueden montarse todo el tiempo que quieren, puedes ponerles uno en el jardín. En Feber tienes toboganes como Feber Slide Baby Feber Slide, que no necesitan herramientas para montarlos y originales sube y baja como See Saw 2×2 para cuatro niños y Sube y Baja girando que da vueltas sobre su propio eje 360 grados. Todos, seguros y resistentes.

Un arenero: Con un poco maña y cuatro tablones puedes hacer una mini playa para que tu hijo construya castillos de arena. Otra opción es la Feber Play Island Table, que tiene dos áreas de juego, una con agua y otra con arena e incluso accesorios para jugar. Además, si la tapas se convierte en una práctica mesa.

Agua, agua y más agua: Para que soporten bien el calor en los meses de verano, además de tener una piscina hinchable, una manguera o una ducha, también le puedes añadir un toque de diversión. Por ejemplo, con Water Swing, un columpio con ducha incorporada.

Una cabaña: Basta con una simple caja grande en la que ellos mismos dibujen puertas y ventanas pero si quieres algo más duradero échale un ojo a las casas, castillos y granjas de Feber.

¿Te habías planteado por qué es importante llevar a los niños al parque y qué aprenden en él?

Photo Credits: Jeff and Meredith Purganan

Photo Credits: Famosa

 

CATEGORÍAS: JUGUETEANDO  |  TAGS: , , , , , , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Cómo evitar que se muerda las uñas con Nancy Escuela de uñas
Demuestra tu amor con los peluches de I Love You
¡Ponte al volante de un Range Rover con el móvil!
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (1)
10 planes al aire libre para hacer con los niños | The ToyBlog 2015-06-22 08:03:03
[…] tienes una terraza grande, ¡no dudes en poner una! Su movimiento les vuelve locos porque es como un columpio y es fantástica para tumbarte con tu hijo y compartir un momento de tranquilidad. Podéis mirar […]