Español
English
Italiano
Rafael Selas, director de Anidan – Nuestro ilusionario del mes
0 COMENTARIOS
24 marzo, 2014  |  Escrito por Carlota Nelson

Hay proyectos que invitan a imaginar que un mundo mejor es posible. Proyectos que empiezan con un viaje y una iniciativa personal. Hablamos de Anidan, una ONG que mantiene una casa de acogida para niños huérfanos y abandonados, un hospital pediátrico y un sistema de microcréditos para que las mujeres sin recursos puedan iniciar un pequeño negocio y mantener así a sus hijos.  Tuvimos el honor de conocer a Rafael Selas, el fundador y director de Anidan, al que muchos tildaban de loco o demasiado ingenuo cuando puso en marcha su sueño. Empezó él solo en el 2002 y ahora tiene un pequeño ejército de 80 trabajadores y voluntarios que le ayudan con los 250 niños que viven acogidos en su ONG en la isla de Lamu, Kenia. A nosotros este tipo de loco nos hace soñar y nos inspira. Por eso le hemos convertido en nuestro ilusionario del mes. 

¿Cómo empezó este proyecto que ya tiene representantes en Italia,  Inglaterra y pronto Estados Unidos? Empezó cuando, contra la opinión de todos, me fui a Lamu con la ingenua intención de alquilar una casa y acoger en ella a algunos niños que había visto vagar entre los basureros o peligrar enfermos de malaria por no tener dinero con el que pagar la medicación. Pronto me di cuenta de que trabajar en África, en medio de un océano de pobreza, es una tarea inmensa. Pero también es una tarea que alguien tiene que hacer. No basta con las grandes organizaciones o los organismos internacionales.

¿Qué proyectos ha creado Anidan? Tenemos la casa de acogida y el hospital. Y aunque nos dedicamos a los niños, a darles el futuro que la miseria les niega, también tenemos que ayudar a sus familias. También damos microcréditos para que mujeres muy pobres puedan iniciar un pequeño negocio. De esta forma mantienen a sus hijos y recobran su dignidad.

m4BvJeyKCiAgovrhCuAz5FM2F84XLO4zG2OpILPkgB4

¿Cuánta gente hay trabajando y a cuántos niños atendéis? En total hay más de 80 personas trabajando en el Hospital y la Casa como cocineros, lavanderas, matronas y patrones de los dormitorios, profesores, limpiadores y encargados del mantenimiento de edificios e instalaciones. Hay unos 250 niños acogidos y la mitad de ellos duermen en la Casa. A todos les damos de comer, los vestimos, los llevamos al médico, los mandamos al colegio y cubrimos el resto de sus necesidades básicas. En el hospital pediátrico, con la ayuda de Ana Sendagorta y la Fundación Pablo Horstmann, al año vemos a 13.000 niños y a otros 4.000 en campamentos médicos, de forma gratuita incluidas las medicinas, que ellos no podrían pagar.

¿Querrías compartir alguna anécdota? La mayoría de los niños que nos llegan son muy pequeños y  traen consigo una historia terrible. Una parte de nuestros acogidos son niñas borana,  que han venido huyendo de la guerra y viven en chozas de paja en medio del campo, sin agua, sin electricidad y ni siquiera una letrina. Pertenecen a una tribu que desconfía de la formación de la mujer. Cuando llegan a casa tienen que ayudar en tareas pesadas y ni siquiera tienen luz para estudiar. Muchas de esas niñas se han organizado en secreto para estudiar y su empeño es tal que consiguen ser las primeras de sus clases. Es asombroso cómo van sacando las mejores notas en su lucha silenciosa por el derecho a estudiar.

Proyección internacional Nuestros proyectos se desarrollan en Lamu, Kenia. Desde 2011 existe Anidan Italia y en Londres tenemos como embajador al famoso coreógrafo Wayne McGregor. Este año esperamos que empiece a funcionar un grupo de ayuda en Estados Unidos.

¿Quiénes fueron tus ilusionarios? Desde pequeño he sido un ferviente admirador de personajes como Gandhi, Nelson Mandela u organizaciones como UNICEF, Cruz Roja o GreenPeace. También hay otros ejemplos que admiro como Vicente Ferrer o Médicos sin Fronteras. Ahora mis héroes son más sencillos, los veo en la gente que me ayuda a sacar niños adelante cada día.

Como padre y director de Anidan, ¿qué recomendación harías a los padres de hoy? El estudio, el estudio, el estudio. No importa cuán pesimista sea el panorama hoy en España, o en las zonas pobres de Kenia, sólo el estudio y la formación de niños y jóvenes nos dará, y sobre todo les dará a ellos, una vida mejor.

Para saber cómo puedes colaborar con Anidan haz click aquí.

 

CATEGORÍAS: ILUSIONARIOS  |  TAGS: , , , , , , , ,
ARTICULOS RELACIONADOS
Do-Re-ME! Nuestros Ilusionarios del mes
Cuentos personalizados con Mumablue
Inteligencia emocional con Afectiva, nuestro ilusionario del mes
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (0)