Español
English
Italiano
Un desayuno de campeones
0 COMENTARIOS
7 noviembre, 2013  |  Escrito por Juguetes Famosa

La nutrición, a pesar de su efecto determinante sobre nuestra salud, no escapa a modas ni tendencias. Sin embargo, si nos alejamos de ellas, vemos que la medicina siempre aconseja la variedad como pilar básico de nuestra alimentación.

Cuando estamos preparando un desayuno para niños, u otra comida cualquiera, debemos tener presentes algunas cosas más además de las que tenemos para nosotros. Sus cuerpos están en pleno desarrollo y exigen una cantidad enorme de nutrientes para poder formarse, lo que no equivale a una cantidad enorme de comida.

Debemos desterrar por completo la imagen de ‘bebé gordo, bebé feliz’. Lo importante es alimentar a nuestros hijos con nutrientes de calidad, no con mucha cantidad de bajos nutrientes.

Un desayuno completo pasa por tocar todos los grupos de la pirámide alimentaria, aunque con distinta intensidad. Las proteínas de un lácteo, las vitaminas de la fruta, y la energía de los hidratos de carbono presentes en una tostada son las tres partes que no pueden faltar.

De entre todas las opciones que se nos presentan para cumplir con estas tres partes esenciales del desayuno completo para niños, debemos vigilar el origen de los productos, y asimilar que cuanto más procesado, peor.

Mientras tus hijos estén creciendo, necesitarán un aporte extra de proteínas para que sus músculos y tejidos se desarrollen plenamente. Puedes obtenerlas de unas lonchas de jamón o de la crema de cacahuete y otros frutos secos. Un vaso de leche, con miel mejor que con azúcar, es también una buena fuente de proteínas en el desayuno. Un yogurt natural con trozos de fruta y galleta contiene todo lo necesario para un desayuno completo y rápido.

Que los niños acepten la fruta nunca es tarea sencilla, y menos a primera hora de la mañana, pero para eso se inventaron las mermeladas. Busca las mermeladas que sean ‘extra’ -su contenido mínimo en fruta es del 50%- y revisa las cantidades de azúcar; las confituras suelen llevar bastante más.

La fruta es la fuente correcta de azúcares, sin falta de añadirle ninguno artificial, además de una fuente increíble de vitaminas y minerales. Las manzanas son ricas en fructosa, que da más energía que un café, y los plátanos son deliciosos suministros de potasio, un mineral esencial que los niños pierden rápidamente durante el ejercicio físico.

Los kiwis son una de las frutas más completas que existen. Contienen el doble de vitamina C que las naranjas, son ricos en varios tipos de fibra y mejoran nuestras defensas frente a las radiaciones solares, con un efecto general muy positivo sobre nuestro sistema inmunológico. Batidos de kiwi y plátano, allá vamos.

3335126997_b586d5d993_z

Pero antes de que alargues la mano y cojas algún zumo o batido de la estantería del súper, invierte en una buena batidora. La mayoría de estas bebidas ‘naturales’ tienen más azúcar que las piruletas, y no de la buena. Hay que tener mucho cuidado con las cantidades de azúcar que damos a nuestros hijos.

Existen buenas opciones de zumo envasados, pero revisa la tabla nutricional que debe incluir la botella o tetra brick. Si un vaso contiene más del 10% del azúcar diario recomendado, no es buena idea que aparezca en el desayuno.

La bollería industrial es el enemigo público número uno para los dietistas infantiles, y nuestra tostada de toda la vida, la alternativa más sana. Evitas las mantequillas y no te fíes de buenas a primeras de las margarinas, que no son lo que parecen. Los quesos frescos o ‘de untar’ son una buena alternativa para las tostadas; si pones encima mermelada de cereza, ya tenéis un cheesecake súper sano para desayunar.

Photo credit: Nana B Agyei

Photo credit: John Watson

CATEGORÍAS: JUGANDO JUNTOS  |  TAGS: 
ARTICULOS RELACIONADOS
Los mejores libros infantiles de 2016
Animal Babies Nursery: amor a primera vista
Herramientas para niños con necesidades especiales
DEJA UN COMENTARIO
*Nombre:
*Email:
Website:
Comentario:

COMENTARIOS (0)